La esfera interior de los consultantes, es el ámbito en el que se enfoca la carta del ermitaño en el tarot.

 

.

Por tal razón, muchos tarotistas y videntes buenas la consideran como uno de los arcanos mayores del tarot más importantes de este Oráculo.

Desde el punto de vista de las relaciones afectivas, la presencia de esta carta del tarot en la consulta de tirada de cartas le podrá estar indicando al consultante que, primero, debe armonizar su ser interior para, luego, llevar una relación amorosa que sea sana.

Lo usual, es que esta carta del Ermitaño sea de lo más contundente en el sentido de que no le da al tarotista mayor margen de interpretación.

El ermitaño emprende un difícil e intenso viaje hacia el ser interior de quien consulta, que tendrá resultados bastante positivos. Se trata de una posible necesidad de aislarse un tanto de los demás, para hacer una introspección cautelosa.

Significado del Ermitaño Tarot al derecho

El primer mensaje que nos da el Ermitaño en la consulta del tarot del amor, es que la soledad será “la mejor compañía” para lograr ese reencuentro con el ser interior, puesto que las relaciones personales se podrían convertir en incómodos obstáculos para lograrlo.

El crecimiento personal llegará, siempre y cuando seamos pacientes, humildes, persistentes y dedicados en la meditación y la reflexión.

En lo que respecta al amor el ermitaño nos podrá estar orientando en cuanto a la necesidad de hacer una “pausa edificante” en la relación de pareja , con la finalidad de dedicarse de un todo a la autoexploración.

Significado del Ermitaño Tarot invertida

Cuando esta carta del ermitaño aparece invertida durante la tirada, podrá significar que no somos capaces o no estamos preparados para dedicarnos completamente a la autoexploración mediante la reflexión y la meditación.

 

Es posible que estemos pasando por una época de búsqueda desesperada de una pareja, sin antes percatarnos que sea probable que no estemos preparados para llevar una vida amorosa edificante.

El ermitaño es una seria “voz de alerta” que nos indicará el camino correcto a seguir, para evitar los contratiempos y los sufrimientos que suponen las relaciones que se han entablado sin bases realmente sólidas.

 

.