La sacerdotisa en el tarot muestra a una mujer sentada en un trono elevado, ubicado en medio de una columna negra y otra blanca, de un templo.

.

  
Esta carta requiere una interpretación profesional amplia, observamos que la mujer aparece ataviada con ropajes y otros elementos bastante elaborados, lo que convierte a esta carta en una de las cartas más enigmáticas del tarot.

Una especie de halo de misterio ha revestido a la Sacerdotisa en el Tarot desde hace siglos.

El significado de la aparición de este arcano mayor del tarot durante la tirada, nos habla de la próxima presencia de un amor que viene desde las fuentes espirituales, mas no de los vaivenes propios del destino terrenal.

Serán los Seres Luminosos o los Elementos Universales, quienes se encargarán de llevar el amor verdadero al consultante.

Significado de la Sacerdotisa Tarot al derecho

Si quien está consultando al tarot es un hombre, la sacerdotisa denotará la presencia de una mujer de carácter fuerte que influenciará en su vida con bastante determinación.

Si la consultante del tarot es una mujer, la presencia de esta carta en la tirada podrá significar un inminente embarazo que tendrá connotaciones espirituales significativas.

Las mujeres consultantes encontrarán en esta carta el desinterés por la afectividad de pareja para, más bien, dedicarse a la búsqueda de su ser interior, un encuentro personal con ellas mismas para prepararse ante la relación.

Otro significado, para hombres y mujeres, de esta carta del Tarot La Sacerdotisa, puede ser el desapego de lo material y mundano, para encaminar sus vidas por las sendas de lo espiritual y del autoexamen del ser interior.

Otro significado posible, consiste en la incursión en asuntos intelectuales importantes, que no admitirán distracciones de ninguna índole.

Significado de la Sacerdotisa Tarot invertida

Cuando la carta de la sacerdotisa aparece invertida durante la tirada, denotará que la consultante es una mujer apegada a lo material y mundano, desatendiendo su esencia maternal y espiritual.

Esta carta del tarot al revés, nos habla de una mujer apegada, con determinación y osadía, a lo mundano y a la satisfacción de sus deseos sexuales, descuidando la superación personal en el ámbito espiritual.

En resumidas cuentas, esta carta del tarot puede significar situaciones bien opuestas, dependiendo de su ubicación durante la sesión esotérica.